El PSOE de Malagón critica el sectarismo del alcalde al nombrar unilateralmente a Pastor y Marhuenda para un premio de la Concordia

La Agrupación socialista de Malagón, ha denunciado el “sectarismo” del alcalde de la localidad, Adrián Fernández, con el nombramiento unilateral del director de La Razón, Francisco Marhuenda, y la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, para un acto de concordia. Un nombramiento que ha lamentado el portavoz socialista Ricardo Calzado porque “está causando estupor y vergüenza”.

En este sentido, Calzado ha rechazado esta decisión “totalmente partidista al haber sido tomada sin conocimiento, sin diálogo y, por tanto, sin consenso con la oposición que también forma parte de la Corporación Municipal”.

Para explicar esta circunstancia “tan incomprensible como inadmisible”, el Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Malagón ha enviado sendas cartas a Pastor y a Marhuenda en las que argumenta por qué no pueden desempeñar dichas designaciones.

Los concejales socialistas han sido informados mediante un escrito del alcalde de la decisión ya tomada de los dos nombramientos, sin previo tratamiento en ningún órgano del ayuntamiento, ni en comisión informativa ni el pleno municipal, por lo que, como recrimina Calzado, “con este nombramiento sólo se representa a una parte del pueblo de Malagón”.

Además, en el escrito declaran que esta distinción a dos personas que como Ana Pastor forma parte de las filas del PP y en o caso de Marhuenda hace gala “sin complejos” de su afinidad ideológica al Partido Popular en los medios de comunicación, debería haberse producido un debate y un consenso público exigido en cualquier institución democrática” por lo que en este caro “se trata de cualquier cosa menos de un reconocimiento a la concordia”.

Los socialistas indican que, intentando dejar a un lado las propias convicciones ideológicas, sus concejales nunca han dejado de cumplir con la obligación democrática de representar a los ciudadanos en todos los actos públicos a los que han sido convocados.

Califican por tanto esta decisión partidista de Adrián Fernández y la complicidad del concejal y diputado nacional José Alberto Martín-Toledano como “un desprecio a los valores democráticos que se supone que representa la institución de la que forman parte como alcalde y teniente de alcalde respectivamente”, y trasladan para finalizar tanto a Ana Pastor como a Francisco Marhuenda el lamento por lo ocurrido y la división que se está produciendo a raíz de unos hechos cuya irresponsabilidad corresponden íntegramente al Partido Popular de Malagón.