El Gobierno de Castilla-La Mancha pone en marcha el Plan de Salud Mental 2018-2025 dotado con 11 millones de euros

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha anunciado la puesta en marcha del Plan de Salud Mental 2018-2025, dotado con 11 millones de euros. El plan, que fue aprobado el pasado martes en Consejo de Gobierno y que se publica hoy en el Portal de Transparencia, va a suponer un gran avance en la organización del modelo de atención en Salud Mental en la región.

Está orientado hacia la desinstitucionalización, la atención comunitaria y preventiva y la recuperación de las personas que padecen un trastorno mental o que pueden padecerlo a lo largo de su vida. El plan, ha añadido, viene precedido de un diálogo con todos los colectivos y profesionales, “y es consecuencia de una política integral que nos tiene que llevar a recuperar la posición que teníamos, volviendo a estar entre los tres primeros puestos del sistema sanitario español”.

El Plan de Salud Mental 2018-2025 permitirá a la región contar con una oferta de recursos capaz de dar respuesta a los nuevos retos asistenciales en estrecha relación con los niveles de Atención Primaria, Atención Hospitalaria y los recursos comunitarios, y supone el impulso y el compromiso del Gobierno regional por mejorar la autonomía y la calidad de vida de las personas con problemas de salud mental y de sus familias”.

El presidente regional, quien comenzaba su intervención recordando a la exconsejera de Fomento, Elena de la Cruz, fallecida hace un año por una enfermedad hematológica grave, ha puesto de relieve los tres principios básicos de la sanidad castellano-manchega. Así, ha destacado el esfuerzo del Ejecutivo regional por tener “un buen personal y bien formado”, y por contar con la mejor tecnología posible.

Igualmente, ha destacado la “clara apuesta” por disponer de las mejores instalaciones posibles y ha señalado como ejemplo la puesta en marcha del conjunto del hospital de Tomelloso, que hace tiempo estuvo a punto de ser “empaquetado y privatizado”, pero que ahora está ya a pleno rendimiento. “Tenemos la mayor tasa de inversión pública en espacios sanitarios del conjunto de España y lo estamos haciendo con los mismos mimbres”, ha explicado García-Page, antes de criticar que seguimos contando con el mismo sistema de financiación autonómica durante los últimos cinco años.

Asimismo, ha aprovechado su intervención para contraponer el funcionamiento de la sanidad en otros países como EE. UU., donde “se pide la tarjeta de crédito” antes de atender a los pacientes, a la española, que cura “bien y barato” y con altas dosis de humanidad. Y ha instado nuevamente al Gobierno de España a recuperar el Fondo de Cohesión Nacional porque, de lo contrario, el sistema no será universal ni gratuito “y tendrá barreras y limitaciones”.