El gobierno regional comienza esta semana los trabajos para alcanzar un “Pacto Social por el Agua”

Esta semana el gobierno regional inicia los contactos con regantes y organizaciones empresariales, sindicales, agrarias y ambientales “para realizar un planteamiento de defensa común de los intereses de la región en materia de agua”. Así lo anunciaba el consejero de agricultura, Francisco Martínez Arroyo en la reunión de la mesa “La sequía en el Alto Guadiana” a la que también asistía el comisario de Aguas de la Confederación Hidrográfica del Guadiana.

El consejero hacía hincapié en que los ciudadanos de esta región saben muy bien de la importancia del agua “particularmente aquí, en el Alto Guadiana donde se desarrolla la agricultura que reparte riqueza a través de unos cultivos sociales (melón, viñedo y frutos de cáscara)” y que “son un excelente ejemplo de lo que se puede hacer con el agua, generando empleo y repartiendo desarrollo”.

 El titular de Agricultura en Castilla-La Mancha ha especificado que coordinará “un documento que será referente para que todos vayamos de la mano, incluidas las fuerzas políticas de la Comunidad Autónoma”, a las que ha reiterado su mensaje para que “se unan en la misma dirección para defender, desde la solidaridad, los intereses de Castilla-La Mancha en materia de agua”.

Asimismo, el consejero castellano-manchego ha insistido en que “necesitamos en España alcanzar un acuerdo en materia de agua”. Y ese acuerdo debe ser, a su juicio, “entre ciudadanos, entidades sociales, también territorial, evidentemente, para redistribuir la riqueza y ayudar a generarla allí por donde pasa”, en clara alusión a los presentes en la reunión celebrada en Daimiel. Entre ellos, el presidente de la Bodega Los Pozos, Joaquín Moreno; el presidente de la Comunidad de Regantes Mancha Occidental I, Ángel Bellón; el presidente de la cooperativa de ajo COOPAMAN, Julio Bacete; el responsable de Agua de WWF, Alberto Fernández, entre otros.

Ayudas a regadíos eficientes

En el ámbito de Castilla-La Mancha, Martínez Arroyo ha asegurado que el Gobierno Regional apoya la modernización y la transformación de regadíos para el ahorro de agua y energía,  mediante convocatorias de ayudas destinadas a las comunidades de usuarios, financiadas por el Programa de Desarrollo Rural (PDR) de Castilla-La Mancha con 31,1 millones de euros en ayudas a regadíos eficientes, convocadas recientemente por la Consejería.

En esta materia ha recordado que “en los últimos cuatro años de la legislatura pasada, no hubo una sola inversión en mejora de regadíos” y, ha añadido, “creemos que “es el momento de retomar esta política tan beneficiosa para nuestros agricultores”. Y ha resaltado que “aunque Castilla-La Mancha ha hecho un esfuerzo muy grande en mejora en el uso del agua”, de hecho, el 70 por ciento del agua que se utiliza en agricultura se hace a través de sistemas eficientes: goteo o aspersión; “tenemos que ir más allá, mejorar las canalizaciones para evitar que se pierda el agua por filtraciones o por evotranspiración”, ha manifestado.

Además, las próximas Leyes de Economía Circular y de Evaluación de Impacto Ambiental en Castilla-La Mancha, así como la actual  Ley Reguladora del Ciclo Integral de Agua, consideran y potencian el agua como un elemento transversal en la planificación del uso de los recursos económicos, sociales y medio ambientales.