“Espacios y Paisajes del Vino en Castilla-La Mancha” de Diego Peris Sánchez nos muestra la diversidad y riqueza de los vinos y bodegas de la región

El libro “Espacios y Paisajes del Vinos en Castilla La Mancha” de Peris Sánchez, presentado en Ciudad Real, muestra el potencial de cultivos y de infraestructura que está detrás de la producción del vino de calidad de la región; una realidad rica cultural, social y económica sustentada por miles de viticultores que impulsan cada día la calidad del vino de Castilla-La Mancha.

En esta obra, su autor recorre las bodegas de las diferentes denominaciones de origen con paisajes y arquitecturas singulares: Almansa, Jumilla, Mancha, Manchuela, Méntrida, Mondéjar, Ribera del Júcar, Uclés, Valdepeñas, y la Denominación de Origen Vino de la Tierra de Castilla. Junto a ellas, las ocho denominaciones de pago (Finca Elez, Pago Guijoso, Casa del Blanco, Dehesa del Carrizal, pago Florentino, Pago Calzadilla, Campo la Guardia y Dominio de Valdepusa).

Se trata de un itinerario que muestra la diversidad y riqueza de los vinos y bodegas de la región, unas bodegas que han experimentado una transformación esencial en las últimas décadas con la reconversión del viñedo, la modernización de sus instalaciones y las fusiones comerciales para promocionar su producto en España y fuera de las fronteras nacionales”.

Castilla-La Mancha ha exportado, según el dato interanual del 1 de febrero de 2017 al 31 de enero de 2018 vino por valor de 658 millones de euros, “la cifra más alta en la historia en la región”, batiendo así su propio récord en la facturación de este producto característico de la Comunidad Autónoma que llega a diferentes puntos del mundo.

Así lo ha puesto de manifiesto el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, quien ha señalado que el dato de las exportaciones de vino es una cifra que “nunca antes se había alcanzado en Castilla-La Mancha”, superándose también la generación de riqueza en la propia región por este motivo.

Francisco Martínez Arroyo, quien ha asistido a la presentación del libro editado por el Ejecutivo regional dentro de las acciones de promoción de FENAVIN, junto al presidente de la Diputación, José Manuel Caballero y la alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora, así como la delegada de la Junta en la provincia, Carmen Olmedo, en el Museo de Ciudad Real, ha resaltado la importancia del sector vitivinícola en Castilla-La Mancha del cual viven actualmente 85.000 familias.