El Tribunal Supremo resuelve a favor de José Fernando Sánchez Bódalo

Desestima las demandas del concejal del PP Eduardo García Villajos.

Tras más de cuatro años de pleitos civiles y penales, finalmente el Tribunal Supremo ha sentenciado que Eduardo García Villajos mintió cuando acusó a José Fernando Sánchez Bódalo, alcalde de Alcázar de San Juan entre 1999 y 2011, de haber “robado” una pluma estilográfica, regalo de Ferrari al Ayuntamiento de Alcázar, condenándolo en costas, y que Sánchez Bódalo no calumnió, ni faltó al honor, ni causó daño moral alguno cuando afirmó que el Sr. Villlajos mentía y que podía hacerlo por dinero.

La Sentencia del Tribunal Supremo cierra un capítulo de información falseada, televisión manipuladora y un PP dispuesto a todo para acabar con sus adversarios políticos.

Todo surgió en marzo de 2014 a raíz de una noticia realizada por la Televisión de Castilla La Mancha en la época de Cospedal y Nacho Villa como director, en la que el PP de Alcázar afirmaba que esa pluma estilográfica valorada en 1500 euros había desaparecido con el cambio de gobierno, acusando al anterior alcalde de haberla sustraído llegando a inventar que Sánchez Bódalo era coleccionista de estos instrumentos de escritura. Para dar fe de ello, el concejal actual del PP Eduardo G. Villajos actuaba como vocero de esa información.

Sánchez Bódalo demostró la falsedad de la noticia, reclamó al PP y a RTVCLM la rectificación y acusó al Sr. Villajos de mentir a sabiendas y de hacerlo por dinero, ya que no parece propio de un profesional de la abogacía como lo es prestarse a difundir una falsedad tan flagrante, afirmaba Sánchez Bódalo. El Sr. Villajos se prestaba a ello porque (explicaba) el PP lo había contratado “a dedo” como abogado en la Empresa Municipal de Aguas, cosa que demostró.

Por su insistencia, se ganó el apodo de “El abogado de la pluma”

El Sr. Villajos, ante la evidencia de la falsedad de sus acusaciones (la citada pluma constaba en el inventario municipal y no había salido jamás del Ayuntamiento), lejos de rectificar, inició una cadena de querellas y demandas contra el Sr. Sánchez Bódalo, que ha durado cuatro años, acusándolo de calumnia, de lesionar su honor y causarle un perjuicio profesional como abogado.

En este tiempo ha cosechado todas las sentencias desfavorables posibles en todas la instancias y ramas del derecho, pero no ha pagado ni un solo euro porque ha pleiteado como pobre haciendo uso de la “justicia gratuita” y abuso de su posición como abogado”, afirma Sánchez Bódalo.

La insistencia de sus pretensiones (el acusador ofendido reclamaba una indemnización de 21.000 euros por daños morales) le llevaron a adjudicarle el apodo de “el abogado de la pluma”.

Sánchez Bódalo afirma que Villajos es un mal ejemplo como concejal y como abogado

Sánchez Bódalo ha manifestado que García Villajos, actual concejal del PP, “es indigno como concejal y una vergüenza para la profesión de abogado. En primer lugar, comentaba, “por mentir a conciencia y no pedir perdón”. Segundo, “por abusar del Servicio Público de la Justicia que todos pagamos, pleiteando sin control y sin razón alguna amparándose en una supuesta situación de pobreza que le otorga el privilegio de la justicia gratuita”, y tercero, finaliza, “porque como profesional de la abogacía es insultante que recurra a ese privilegio”.

“Si alguien del PP tiene más sentido del ridículo que él y que su instigador y protector el ex alcalde Diego Ortega, este hombre debería salir del Ayuntamiento”, concluye Sánchez Bódalo.