Castilla-La Mancha aprobará una iniciativa parlamentaria instando al Gobierno central a poner en marcha el 100% de las desalinizadoras

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha adelantado la aprobación de una iniciativa parlamentaria a nivel autonómico que, posteriormente, será planteada en el Congreso de los Diputados, instando al Gobierno de España a que se pongan en marcha el 100% de las desalinizadoras construidas en el Levante “y que hemos pagado entre todos los españoles”.

Así lo ha avanzado este miércoles desde Valdepeñas (Ciudad Real) el presidente del Ejecutivo regional, después de que este martes la Comisión Técnica de Explotación del Trasvase Tajo-Segura diera el visto bueno a una triple derivación desde los embalses de Entrepeñas y Buendía al Levante de 60 hectómetros cúbicos en total para los meses de abril, mayo y junio.

El presidente regional ha explicado asimismo que esta iniciativa parlamentaria dejará la puerta abierta a que, cuando la vía de la desalinización no llegue a cubrir la demanda a la que actualmente atiende el trasvase Tajo-Segura, éste pueda ser usado de manera “excepcional”. Con todo, ha matizado, dicha demanda podría ser cubierta a día de hoy, por ejemplo, si se usara al completo la capacidad de la desalinizadora de Torrevieja (Alicante).

Del mismo modo, el presidente de Castilla-La Mancha se ha mostrado dispuesto a apoyar la aprobación de una “tarifa plana” y ser “el primero en defender” un acuerdo a nivel nacional para que las comunidades levantinas paguen el agua desalinizada al mismo precio que el agua del trasvase. “Si el problema no es de agua, sino de dinero”, ha subrayado García-Page, el Gobierno autonómico se posicionará a favor de que los españoles subvencionen el agua desalada como ya lo hacen con la del trasvase, para que ésta pueda ser usada en el Levante “tirada de precio”.

Nos parece un insulto a toda Castilla-La Mancha la propuesta de la comisión técnica que este martes dio vía libre para aprobar tres trasvases consecutivos de 20 hectómetros cada uno para los meses de abril, mayo y junio”.

En lugar de estar pensando en guardar el agua para los meses de sequía, están intentando aprovecharlo de la peor manera posible”, ha hecho hincapié García-Page, quien asimismo ha criticado que el Gobierno de España “no haya aprendido la lección” después de los muchos meses de sequía por los que ha atravesado el país, máxime cuando las predicciones indican que 2019 volverá a ser un “año duro” desde el punto de vista climatológico y para los intereses hidráulicos de regiones como Castilla-La Mancha o las comunidades del Mediterráneo.

Hay que organizar de una vez por todas y en serio la gestión del agua”, ha reclamado el presidente castellano-manchego, para quien resulta “lamentable” que la única estrategia consista en querer “esquilmar” hasta “la primera gota” de agua caída durante el mes de marzo en los pantanos de Entrepeñas y Buendía. 

El presidente del Ejecutivo regional ha afeado asimismo que la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, afirmara hace escasas fechas que las comunidades del Levante se han salvado de la sequía gracias a las desalinizadoras cuando lo que, a su parecer, debería haber dicho, es que “seguirán salvándose” gracias a estas infraestructuras. “Castilla-La Mancha también necesita salvarse”, ha asegurado el presidente regional.