“El ser humano tiene más microorganismos que células y que nos estén colonizando no quiere decir que suponga un riesgo”

Facultativos del Servicio de Microbiología del Hospital General Universitario de Ciudad Real, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), han empezado a trabajar en un estudio sobre colonización e infección por organismos multirresistentes.

Por colonización se entiende la presencia de microorganismos en el cuerpo que no están provocando una infección. Como señala la responsable del Servicio de Microbiología del hospital, Soledad Illescas, “el ser humano tiene más microorganismos que células y que nos estén colonizando no quiere decir que suponga un riesgo”.

El estudio, que ha sido becado por la Comisión de Investigación del Área de Gestión Integrada de Ciudad Real, pretende contabilizar el número de pacientes de un centro sociosanitario de la capital que están colonizados por determinados microorganismos multirresistentes, la persistencia de está colonización y, a su vez, conocer los datos de infecciones a lo largo de todo un año.

El ‘MALDI-TOF’ adquirido recientemente por el SESCAM es fundamental para facilitar la identificación de los microorganismos de forma rápida y precisa”.

Según ha destacado Cristina Colmenarejo, aunque la dirección del trabajo se lleva desde el Servicio de Microbiología del hospital, en la realización del estudio participa personal sanitario del centro residencial, un internista del centro hospitalario, y se cuenta también con la colaboración del área de Microbiología de la Universidad de Castilla-La Mancha.

Precisamente, el espectrómetro de masas introducido recientemente por el SESCAM en el Servicio de Microbiología del Hospital de Ciudad Real va a ser una herramienta fundamental para facilitar este trabajo de identificación de los microorganismos.

Se trata de un equipo basado en tecnología conocida como ‘MALDI-TOF’ (Matrix Assisted Laser Desorption/Ionization-Time Of Flight) que realiza la identificación de microorganismos mediante el análisis de sus proteínas a través de la creación de un espectro específico para cada especie.

El análisis de espectrometría de masas mediante la metodología ‘MALDI-TOF’ es un recurso de referencia para la identificación de microorganismos en microbiología clínica porque disminuye los tiempos de respuesta de los resultados de cultivos, y permite la identificación de microorganismos que no es posible identificar por los métodos tradicionales.

Con esta tecnología, ha explicado Soledad Illescas, “se puede informar de manera más rápida qué bacteria u hongo tiene el paciente, con el género y su especie, lo que significa un gran avance para el diagnóstico de infecciones y permite ajustar los tratamientos antibióticos”.