El Gobierno de Castilla-La Mancha creará el “Estatuto de las Mujeres Rurales” con rango de ley a propuesta de Fademur

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha anunciado que el Gobierno regional presentará el ‘Estatuto de las Mujeres Rurales’ para su aprobación en las Cortes de Castilla-La Mancha antes de que termine la legislatura y que pretende “contribuir a que las mujeres se queden en los pueblos y emprendan proyectos de vida exitosos”.

Así ha respondido Martínez Arroyo a la petición de la presidenta de la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales (Fademur) Castilla-La Mancha, Elisa Fernández, para “regular la situación laboral femenina en el sector agrario y su entorno rural, hacer más visible el trabajo de las mujeres agricultoras y promover su acceso a la titularidad de las explotaciones”.

El Estatuto de las Mujeres Rurales va estar esta legislatura y, de hecho,tenemos ya avances conseguidos, sobre todo, en la cuestión de la titularidad compartida y en la priorización en todas las líneas de ayuda.  Ahora toca otorgarle rango de ley, con el objetivo de regular los derechos de las mujeres en la agricultura y en el entorno rural”.

Martínez Arroyo ha aseverado que continuará la priorización en las ayudas de la Consejería a los proyectos presentados por mujeres o proyectos de titularidad compartida en formación, incorporación de jóvenes, mejora de explotaciones, FOCAL, agrupaciones de productores o innovación, entre otras, “decisiones que ha adoptado el Gobierno de Emiliano García-Page y que ha multiplicado por cuatro las titularidades compartidas, en lo que va de legislatura”.

Sin mujeres no hay futuro en los pueblos

El consejero ha indicado que se pretende visibilizar el papel de la mujer en el campo, “que ya representa el 25 por ciento de las incorporaciones en el sector agrario en la región”, gracias a la priorización de los expedientes presentados por mujeres, “que obtenían 10 puntos”, la máxima calificación para acceder a las ayudas con las que se ha impulsado el relevo generacional de 1.218 agricultores y ganaderos de Castilla-La Mancha.

Martínez Arroyo ha hecho hincapié en que “si hay un criterio de priorización transversal en las políticas agrarias y de desarrollo rural en Castilla-La Mancha, ese es el impulso a la presencia de las mujeres y de los proyectos de titularidad compartida” porque el objetivo es “visualizar la innovación que está muy presente en los pueblos y no se visualiza”.

En este sentido, ha afirmado que “la mujer está, pero ahora es necesario que se visualice su trabajo” no solo con su presencia física sino desarrollando proyectos emprendedores porque, en definitiva, “no hay futuro para los pueblos y el medio rural sin mujeres, y Castilla-La Mancha es rural, con lo cual la ecuación se soluciona rápido, no hay futuro para Castilla-La Mancha sin mujeres en el medio rural”, ha explicado.