El delegado del Gobierno en Castilla la Mancha asegura que la caza genera más de 600 millones de euros y 24.000 empleos en la región

El delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, José Julián Gregorio, se ha reunido hoy con representantes de la Federación de Caza en Castilla-La Mancha, a quienes ha trasladado el impacto positivo de la actividad cinegética en el ámbito económico del sector forestal, en la dinamización del medio rural y en la conservación de la naturaleza, a la vez que les ha trasladado su solidaridad ante la preocupación del sector por el proyecto de ley por el que se modifica la Ley de Caza de Castilla-La Mancha.

Junto al presidente de la Federación de Caza de Castilla-La Mancha, Agustín Rabadán, ha abordado la situación que atraviesa actualmente el sector, así como los temas de mayor interés para la Federación, ofreciendo la colaboración de la Delegación del Gobierno en el marco de las funciones de coordinación que tiene la administración central en materia cinegética.

Gregorio ha trasladado a los representantes de la Federación de Caza la apuesta del Gobierno de España por la actividad cinegética, ya que considera muy importante su contribución para el desarrollo rural y el turismo cinegético.

La caza genera más de 600 millones de euros y 24.000 empleos y está muy vinculada al turismo cinegético y hay que cuidar esta actividad, ya que el 51% del ámbito cinegético de España está en Castilla-La Mancha, lo que permite fijar la población”.

Por último, Gregorio ha hecho hincapié en la importancia de la actividad cinegética como parte inseparable de la actividad económica del sector forestal, así como la estrecha relación y el impacto positivo que tiene en la dinamización del medio rural y en la conservación de la naturaleza, contribuyendo a fijar la población, haciendo que el despoblamiento se pueda evitar.