El Gobierno regional pone a disposición de empresas del sector agrario, forestal y agroalimentario 3,6 millones de euros para la innovación

El Gobierno de Castilla La mancha ha puesto a disposición de las empresas del sector agrario, forestal y agroalimentario un paquete de líneas de ayudas por importe de 3,6 millones de euros para innovación, “el mayor paquete de ayudas que se ha sacado nunca para aportar innovación en sector agrario agroalimentario y forestal en Castilla-La Mancha que van destinados a estas empresas que lleguen a acuerdos con centros de investigación para innovar”.

Estas ayudas, que han sido publicadas en el día de hoy en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha, servirán para impulsar la mejora tecnológica y la cooperación entre el sector productor privado (empresas particulares, cooperativas, asociaciones empresariales, agrupaciones de productores u organizaciones interprofesionales) y las instituciones y organismos de investigación regional como el Instituto Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario y Forestal (IRIAF), el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC), la universidad de Castilla-La Mancha y otras instituciones, para el desarrollo de nuevas técnicas, nuevos productos o procesos de elaboración.

Así lo ha informado hoy el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural durante su visita a las instalaciones de la empresa artesanal ‘Harinas Simón’ en la localidad ciudadrealeña de La Solana, donde ha acudido esta mañana para conocer el funcionamiento del antiguo molino de piedras para producir harina de almortas y garbanzos. Ha destacado, además, que entre los criterios prioritarios se encuentran aspectos tales como la lucha contra el cambio climático o potenciar el papel de la mujer en el sector.

Tenemos que seguir manteniendo los métodos tradicionales de elaboración de productos tan nuestros como éstos, con nuestras tradiciones, pero adaptándonos a los tiempos algo que será posible a través de estas nuevas líneas de ayudas, por las que todas las empresas del sector podrán plantear proyectos piloto destinados a mejorar los productos finales a los consumidores”.

Martínez Arroyo ha indicado que “apoyándose en métodos de elaboración que conocemos desde generaciones” se trata ahora de “llegar de mejor forma a los consumidores” y adaptar el producto final a las demandas de éstos.

Defensa del consumo de las harinas de almortas

En esta empresa de sexta generación de empresarios, Martínez Arroyo ha comprobado el proceso de fabricación artesanal que mantiene una molienda tradicional en un antiguo molino de piedras del año 1931 para hacer la harina de almortas y de garbanzos, con una producción de cerca de 35 toneladas de harina de almortas y alrededor de 12 toneladas de garbanzo.  

En estas instalaciones ha mantenido un encuentro con el gerente Pedro José Simón López, quien la ha trasladado la problemática que sufre la harina de almortas, con las que se realizan las gachas, y la posibilidad de su regularización para el consumo humano, entregando al consejero documentación para el estudio de dicha regularización.

Ante esto, Francisco Martínez Arroyo ha explicado que desde el Gobierno regional se está trabajando con la Agencia española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), “para que se pueda regularizar el consumo de almortas en nuestro país”.

En esta línea, ha dicho, “es el momento de hacerlo” y ha anunciado que el próximo día 3 de mayo se va a mantener una reunión del Comité Científico de AECOSAN a petición de Castilla-La Mancha para “hacer que la harina de almorta se pueda comercializar como otro producto agroalimentario en todo el comercio detallista cuestión que ahora mismo no sucede con normalidad”, ya que es un producto “tan nuestro” y la Comunidad Autónoma tiene “interés en su defensa de este producto”.