AICA intensificará su vigilancia para combatir la morosidad en el sector agroalimentario con una campaña en toda la región

El director de la Agencia de Información y Control Alimentario (AICA), Jose Miguel Herrero, ha presentado hoy en Toledo, los planes específicos de actuación de AICA en la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha para 2018, así como el balance de inspecciones y sanciones del último ejercicio.

Castilla-La Mancha es la primera Comunidad Autónoma donde se han llevado a cabo más inspecciones de oficio en el sector vitivinícola por parte de AICA. Casi la mitad de las realizadas en España se han llevado a cabo en Castilla La Mancha. Hasta 2017, AICA realizó 425 inspecciones en Castilla La Mancha, 287 de ellas en el sector vitivinícola, lo que representa un 43% de las inspecciones realizadas a nivel nacional y un 67% de todas las inspecciones realizadas por AICA en CLM.

El sector oleícola ha sido el segundo en número de inspecciones. En esta Comunidad, AICA ha investigado otros sectores como cereales, frutas y hortalizas, cárnicos o lácteos, siendo la Comunidad Autónoma con más inspecciones para comprobar la existencia de contratos durante 2017, dentro de la campaña específica de vigilancia de contratos que llevó a cabo la Agencia”.

Las investigaciones culminaron con la imposición de 8 sanciones a empresas castellano manchegas por incumplimiento de la Ley de la Cadena, la mayoría de ellas se impusieron por incumplir los plazos de pago, especialmente, en el sector vitivinícola.

“Como consecuencia del programa de vigilancia del sector vitivinícola llevado a cabo en 2016/2017 hemos observado que las bodegas castellano manchegas han hecho un esfuerzo por cumplir la Ley de la Cadena Alimentaria, generalizándose el uso de los contratos por escrito y ajustándose al plazo marcado por la Ley. Hay que tener en cuenta que varias de las inspecciones (de oficio y por denuncia) realizadas en Castilla-La Mancha acaban siendo sancionadas en otras Comunidades Autónomas donde las empresas tienen las sedes sociales”, ha señalado el director de la Agencia de Información y Control Alimentarios.

“Durante este año 2018 AICA seguirá vigilando atentamente las entregas de uva a las bodegas de Castilla-La Mancha para comprobar que se firman contratos por escrito y que se cumplen los plazos de pago marcados. Además, investigará los plazos de pago entre los distribuidores y las bodegas”, ha añadido Jose Miguel Herrero.

En cuanto a las denuncias por venta a pérdidas, práctica prohibida por la Ley del Comercio Minorista y que es competencia de las Comunidades Autónomas, AICA ha trasladado a la Administración regional competente las 20 denuncias recibidas para que las investigue.